Mes: abril 2015

Analizando Anatomía de Grey

Hay drama, no vamos a discutir evidencias ni se trata de eso.Anatomía de Grey es una serie televisiva cargada de drama, pero no un drama desechable como el que cargan miles de telenovelas con nombres ridículos,con situaciones y reacciones forzadas, sino un drama que apela al sentimentalismo acompañado de planteamientos éticos y las mismas relaciones humanas en toda su complejidad. La vida es un drama y lo siento por quien no se haya dado cuenta a estas alturas, porque las personas somos dramáticas,con drama construido artificialmente, y con un drama que nos es innato. Después de haber repetido unas cuantas veces la palabra DRAMA para asegurarme de que es obvio,voy al turrón.

ELLEN POMPEO, KATHERINE HEIGL, CHANDRA WILSON, CHYLER LEIGH (OBSCURED),  SANDRA OH, T.R. KNIGHT (OBSCURED), JUSTIN CHAMBERS

No entiendo y siempre me he preguntado por qué se habla tanto de series televisivas de cualquier cariz ya que todas enganchan por las relaciones tejidas y narradas en ellas, y sin embargo Anatomía de Grey parece perderse en este mar de tele basura de la que no merece la pena hablar más allá de una breve sinopsis o la palabra que he mencionado hasta la saciedad antes. Sin pretensión de etiquetarla como una serie feminista, pero sí de ponerla en valor, explicaré por qué para mí merece un poco de atención más allá del breve pasatiempo casual con el que devoramos cantidades indigestas de series.

Anatomía de Grey está dirigida por una mujer

Shonda Rhimes es guionista,directora y productora, encargada de Anatomía de Grey y habiendo tomado mucha de su fama por la misma (y no me extraña). En sus propias palabras, ella quería “crear un espectáculo sobre mujeres inteligentes compitiendo la una con la otra”.Rhimes tiene hermanas con las que compartía la afición de la medicina y se tragaba probablemente más mierda de la necesaria en canales como Discovery disfrutando de esto. Fue así como se le ocurrió mezclar ambos intereses y plasmarlo en esta serie.

shonda

Al igual que quiero poner de relieve que Shonda es una mujer, también es negra,nacida en Illinois,Chicago en 1970. Es decir, ya son dos de estos círculos opresivos generados por la sociedad que se rompen en el esquema de hombre blanco que genera contenidos porque es quien puede generarlos,porque el mundo lo mira a él primero.

Anatomía de Grey habla de las mujeres

Como hemos visto, ella misma se veía motivada a escribir y dirigir una historia protagonizada por mujeres.La televisión, como el cine y todo lo demás está impregnado de testosterona, y si en algún lugar vemos a un personaje que narra la vida de una mujer como protagonista, en un 70-80% está escrita por un hombre, quedando como algo anecdótico aunque no digo que carente de ningún valor.

Meredith Grey (Ellen Pompeo) es el personaje estrella, que además es también la parte narrativa y la que le da nombre a esta serie. Podríamos decir que es el personaje más complejo, pero mentiríamos porque todas las mujeres con un claro papel principal en esta serie comparten una complejidad argumental y un carácter que se desgaja a cada episodio. En muchas ocasiones demuestra anteponer su amistad con Cristina Yang (Sandra Oh) a su matrimonio (heterosexual,sí), y prioriza su trabajo y sus investigaciones ya que son su vida, a su relación sentimental. Esto rompe el clásico estereotipo patriarcal de que la mujer debe velar por su matrimonio y ha de luchar por él por encima del resto de sus intereses. Le reconoce en un momento de la serie que puede vivir sin él (el marido) pero que no quiere hacerlo. Eso es una autoafirmación en toda regla del valor de una misma por sí misma, que con libertad escoge lo que quiere.

anatomia-de-grey-2

Cristina Yang rompe el tabú de la maternidad en una ocasión, cuando con pareja estable se niega,una vez embarazada, a tenerlo,rechazando el cuidado afectivo maternal al que estamos ligadas imperativamente por simple existencia las mujeres.La relación entre ella y Grey es estrecha, con la afirmación jocosa entre ellas de que si se atrajeran estarían hechas la una para la otra.Un atisbo de aquello a lo que llamamos Sororidad, establecido entre ambos personajes.

Callie Torres (Sara Ramírez) es el personaje generado para romper o hablar de más tabúes, como el de la bisexualidad. A lo largo de todas las temporadas mantiene relaciones estables e inestables tanto con hombres como mujeres, rompiendo con la estupidez de que la bisexualidad no es una opción sexual (toma papeles secundarios en la lucha por las identidades sexuales por su ausencia en definición de identidad “mono/una”) o siéndose comparada siempre con el vicio y la promiscuidad,que como sabemos son opciones personales y no penden de ninguna identidad sex.

Arizona Robbins (Jessica Capshaw) es el personaje más dulce e inocente aparentemente de todos,demostrando que esto no va ligado con la debilidad,episodio tras episodio. Ella es lesbiana, y comparte con Yang la decisión de no tener hijas, de no dar a luz.

Todas ellas son profesionales, jefas de pediatría,neurocirugía,cardio,etc. No poseen papeles secundarios en el plano laboral, porque la intención como he dicho de Shonda es ahondar en el protagonismo de la mujer. Y sólo las mencionadas son unas pocas reseñables, sin ignorar que el resto también niega una concepción patriarcal y social en su construcción.

Anatomía de Grey habla de pluralidad

Hemos visto que Rhimes habla de identidades sexuales y personales, pero no todas ellas centradas en la mujer Cis, sino que también habla de transexualidad en múltiples ocasiones, obligando al bando hetero/masculino/normativo a aceptar que no es el único que nada en el agua, con la complicidad de los personajes femeninos (entendiendo que partes opresivas se unen frente a la parte opresora,otra vez la Sororidad).

Es una serie interracial, donde se mezclan historias sin importar su procedencia (en una ocasión Yang y Miranda Bailey (Chandra Wilson) operan a un nazi, enfrentando todas las éticas y vísceras posibles,haciendo lo éticamente correcto pero dejando su huella en esa decisión, quienes sabréis de que episodio hablo entenderéis de qué hablo).

Así que, en definitiva, no busco ponerle una etiqueta a una serie o directora que a sí misma no lo hace, sino reconocerle su transgresión en los argumentos, la trama y la esencia de las historias y vivencias de un hospital que enseña cada día no como se opera, sino como las relaciones humanas en su complejidad, pueden desarrollarse catastróficamente hasta el fin,con esas cosas buenas que a veces tiene la humanidad, y con todo lo malo de la misma, rompiendo estereotipos o hablando de los mismos sin pelos en la lengua, sacudiéndose un poco el patriarcado y señalándolo. Así que sí, es un dramón, pero digno de verse.

Anuncios